Con la música a otra parte

La pandemia mundial actual (Covid-19) ha traído consigo un cambio de paradigma general que ha afectado a prácticamente todos los sectores a nivel mundial. Esta transformación se ha visto acentuada en la industria musical que ha experimentado su periodo más complicado y convulso de todo el siglo XXI. A continuación, trataré de explicar de forma breve y resumida cómo y debido a qué factores ha cambiado la situación de la industria musical actual y cuál podría ser su nueva configuración.

Como punto de partida, hay que entender que el sector discográfico ha experimentado graves pérdidas económicas. Principalmente, esto se debe a medidas como: las restricciones al público en los conciertos, la cancelación de festivales, nuevos lanzamientos y los meses de confinamiento. Esta situación a supuesto una necesidad de cambio en el sector que garantice su renovación y supervivencia. Este cambio ha venido dado de la mano de la tecnología y del mercado digital, en especial gracias al streaming (nuevo modelo de consumo musical en auge) que ha sido la salvación de la industria y ha permitido que esta se mantenga a flote frente al elevado descenso de las ventas físicas y de la música en vivo (prácticamente el 45% de sus ingresos totales).

Esta nueva realidad hace que entren en juego nuevos actores con un protagonismo creciente. Hablo de plataformas de reproducción de música como Spotify o YouTube que han obtenido un aumento considerable de usuarios y ya representan el 96% del mercado de la música latina. YouTube ha experimentado durante 2020 un aumento que ronda los 200 millones de dólares en EE.UU. Estos datos apuntan a que podría tratarse del modelo de negocio que mejor se adapta a la nueva realidad surgida de la crisis sanitaria.

Esto ha sucedido así, porque tal y como dice Antonio Guisasola presidente de Promusicae: “En tiempos de reclusión doméstica las compañías discográficas han sido prácticamente la única fuente de ingresos para muchos artistas”. Según la revista Billbord en EE.UU. los ingresos de la música latina han aumentado un 20% durante la pandemia, principalmente gracias a los servicios de streaming. No obstante, en España el sector sigue en descenso a pesar del aumento del streaming, puesto que no disponemos de una infraestructura tan sólida.

Fuente: Promusicae: Mercado de la música grabada en España (primer semestre 2020)

Para entender mejor el cambio de paradigma, describiré la información de las gráficas. El mercado físico ha sufrido una disminución del 44,78% de sus ventas respecto al primer semestre de 2019 pasando de un 23,4% a un 12,4% del total de beneficios. Por contra, el consumo digital ha aumentado un 18,91% pasando de representar un 76,6% a un 87,7% del valor total de ventas respecto al primer semestre del año pasado. A pesar del descenso de las ventas físicas la reproducción en streaming ha permitido que los beneficios de la industria aumenten en un 3,99% respecto al año anterior.

Fuente: Promusicae: Mercado de la música grabada en España (primer semestre 2020)

El servicio de streaming es el responsable de dicho aumento del mercado digital, representando un aumento del 20,65% respecto al año anterior. En lo referente a la evolución del mismo, tanto las descargas permanentes (-10,98%) como los productos para móviles (-19,88%) han descendido. Por contra, el audio financiado por publicidad representa más del 50% del total, seguido de las subscripciones de audio (16,99%) y del vídeo financiado por publicidad (14,97%). Conviene destacar que dentro del streaming que incluye audio y vídeo financiados por publicidad las subscripciones de audio suponen un 73,6% en decir, prácticamente ¾ partes del total.

Ahora que ya conocemos los cambios más significativos que ha experimentado la industria musical durante estos últimos meses, solo cabe hacernos una pregunta. ¿Será el aumento del streaming una tendencia en alza que se mantendrá transformando el sector? O por el contrario ¿Se trata de una consecuencia de un cambio estacional en el modo de consumir música que volverá a transformarse tras la pandemia? . Lo cierto es que los datos que hay hasta la fecha son insuficientes para saberlo a ciencia cierta, no obstante, en mi opinión los cambios sufridos en el modelo de consumo musical serán permanentes en mayor o menor medida; otorgando un protagonismo creciente a plataformas como Spotify o YouTube y trasladando el modelo de negocio de las ventas físicas a las subscripciones de audio.