Propaganda Electoral

Cuando la pena cae sobre mí
El mundo deja ya de existir
Miro hacia atrás y busco entre mis recuerdos.

Luz Casal

Llevo una temporada que cuando me pongo a reflexionar en lo que estamos viviendo/padeciendo en estos días y quiero compartir/debatir mis pensamientos veo que los políticos constantemente se me adelantan a una velocidad vertiginosa. Todo, pero todo, lo tienen ya comentado, debatido, controlado y en tiempo récord arreglado.

Una vez más los partidos están en campaña, y de nuevo explota un mundo lleno de luz y de color, pero, “cuidado con lo que hacéis con vuestra decisión”, nos avisan. “Pueblo no os preocupéis, todas las puertas se abrirán, esto lo solucionamos nosotros”, “pero solo nosotros”, nos indican. “Esto lo haríamos así y de esta manera pero…”, nos advierten. Nada nuevo bajo el sol, las campañas están pensadas para informar, indicar, expresar, orientar, crear expectativas y meternos miedos y reticencias con los “peros”. No se puede reprochar nada, todo es correcto, legítimo y entra dentro del juego de la democracia/partidocracia en la que participamos todos en esta nación. Si tenemos un derecho adquirido y legal que es el de votar a nuestros representantes políticos no hay nada mejor que el de informarse.
Esta campaña ya se parió francamente mal con un desacuerdo a la hora de poner las fechas de las votaciones, unos apelaban a la falta de seguridad sanitaria, otros a intereses oscuros de un gobierno central, en fin, todos dando mensajes contradictorios y cuando se dieron cuenta de que el mensaje que nos llegaba al pueblo era que lo único que pretendían era asegurarse todos el culo a una silla, que por cierto nos cuesta mucho dinero e incluso les libera de dar cuentas como al resto de los mortales, cambiaron la estrategia y se pusieron a politiquear.

Que importante son los culos, las sillas, los peros y los culillos en este año de pandemia. Y los chinos se piensan que han inventado el PCR anal, esto lo llevan practicando los partidos políticos en este país desde hace décadas.
En estos días que nos bombardean con noticias, hago como en la canción de la gran Luz CasalEntre mis recuerdos” (os la recomiendo, que por cierto está compuesta por Albert Hamond, interesante) en la que dice: miro hacia atrás y busco entre mis recuerdos… y lo qué encuentro son las mismas promesas, las mismas soluciones, las mismas expectativas (mucho cuidado con estas que se pueden cargar gobiernos) en definitiva lo mismo de lo mismo que hace cuatro años atrás, y cuatro más atrás y cuatro más y…
Cuando dejemos de soñar y seamos conscientes de tomar las decisiones que llevamos arraigadas a nuestros huesos, que verdaderamente sean las que nuestra conciencia nos dicta y en las que realmente creemos, sin que los miedos producidos por agentes externos decidan nuestro sentido del voto al igual también colaboramos para que esta sociedad sea más justa y equilibrada, hasta les haríamos un favor a los políticos enseñándoles el camino. Que se den cuenta de una vez que les valoraremos por sus hechos. Al final y todo, les voy a coger cariño.

Yo de momento voy a seguir buscando entre mis recuerdos y si no encuentro nada, pues nada, no voto.

Luz Casal Entre Mis Recuerdos